Llámanos: 902 906 980 (de Lunes a Viernes de 8:30 a 14:00 y de 15:30 a 18:30)
5 (100%) 1 vote

En septiembre toca volver a poner la oficina “en orden”. Volvemos todos con las pilas cargadas y receptivos a desempolvar proyectos parados. Asimismo, es un mes en el que se aceptan inversiones y se pone la vista en cerrar un buen año de facturación y en dar el empuje que sea necesario para que el trimestre que está por venir sea como esperamos.

Si es el momento de renovar aparatos tecnológicos y hace tiempo que venís reclamando una fotocopiadora en condiciones, sigue estos consejos que te ayudarán a la hora de comprar una fotocopiadora profesional.

¿Merece la pena comprar o alquilar una impresora?

Primer dilema, que debes tener en cuenta y que afecta directamente al bolsillo. Sí, está claro que hace muchos años no había duda de que si necesitabas cambiar el equipo multifunción de la oficina había que comprarlo. Pero los tiempos han cambiado y lo que antes era una máquina que fotocopiaba ahora se ha transformado en un potente equipo que permite a toda la oficina ser más autónoma y optimizar recursos.

Valora la opción del renting. Piensa a futuro, no te quedes con los pequeños detalles del presente. ¿Por qué? Muy fácil, porque la tecnología evoluciona muy rápido, nada que no sepas. De la misma forma que un Smartphone se queda obsoleto en 3 años (siendo muy optimistas) lo mismo ocurre con los nuevos equipos multifunción.

Ahora están conectados al wifi y no se limitan a ser un aparato que hace copias. Ofrecen servicio de gestión documental, amplias opciones de privacidad, impresión en remoto sin necesidad de estar en nuestro puesto de trabajo,… Además, cada año incorporan mejoras en ahorro de tóner y eficiencia y seguro que no querrás tener dentro de diez años una impresora anticuada y desfasada.

Con el servicio de renting podrás “pagar” tu equipo poco a poco. Recibirás un recibo fijo a final de mes y cuando pasen pocos años tu arrendador reemplazará la fotocopiadora por una completamente nueva sin que te suponga ningún desembolso. Siempre tienes el último modelo sin sobrecostes ni grandes inversiones que desestabilizan tu tesorería.

Además, al contar con una impresora en blanco y negro o color de última generación, puedes hacer dentro de la oficina trabajos que antes tenías que externalizar. Y ahí tienes otro punto importante de ahorro de costes.

Eres más eficiente, la imagen que aportas a clientes y proveedores es más fina y profesional y tienes lo que necesitas en cuestión de segundos. No tienes nunca más que operar con plazos de entrega a imprenta y los miedos que acompañan a los cambios de última hora, nuevas ediciones, retrasos, etcétera.

Paga solo por lo que usas. Abona justo por las copias que has realizado, ni un euro más. Educa a tus compañeros a imprimir de forma ecológica, a gastar menos tinta y a usar la doble cara cuando saquen borradores.

Una nueva era en el despacho está por llegar. ¿Preparado?

 

Fotocopiadoras y Pymes: renting de impresoras profesionales de alta calidad para empresas

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. si continúa utilizando este sitio, asumiremos que está de acuerdo. Puede consultar nuestra política de cookies para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This